ORACIÓN, LO MÁS IMPORTANTE.

Por el Dr. Kevin Wynne

 

Así que Pedro estaba custodiado en la cárcel; pero la iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él.

Y cuando Herodes le iba a sacar, aquella misma noche estaba Pedro durmiendo entre dos soldados, sujeto con dos cadenas, y los guardas delante de la puerta custodiaban la cárcel. Y he aquí que se presentó un ángel del Señor, y una luz resplandeció en la cárcel; y tocando a Pedro en el costado, le despertó, diciendo: Levántate pronto. Y las cadenas se le cayeron de las manos. Le dijo el ángel: Cíñete, y átate las sandalias. Y lo hizo así. Y le dijo: Envuélvete en tu manto, y sígueme. Y saliendo, le seguía; pero no sabía que era verdad lo que hacía el ángel, sino que pensaba que veía una visión. Habiendo pasado la primera y la segunda guardia, llegaron a la puerta de hierro que daba a la ciudad, la cual se les abrió por sí misma; y salidos, pasaron una calle, y luego el ángel se apartó de él. Entonces Pedro, volviendo en sí, dijo: Ahora entiendo verdaderamente que el Señor ha enviado su ángel, y me ha librado de la mano de Herodes, y de todo lo que el pueblo de los judíos esperaba.

Y habiendo considerado esto, llegó a casa de María la madre de Juan, el que tenía por sobrenombre Marcos, donde muchos estaban reunidos orando. Cuando llamó Pedro a la puerta del patio, salió a escuchar una muchacha llamada Rode, la cual, cuando reconoció la voz de Pedro, de gozo no abrió la puerta, sino que corriendo adentro, dio la nueva de que Pedro estaba a la puerta. Y ellos le dijeron: Estás loca. Pero ella aseguraba que así era. Entonces ellos decían: ¡Es su ángel! Mas Pedro persistía en llamar; y cuando abrieron y le vieron, se quedaron atónitos. Hechos 12:5-16

La iglesia estaba reunida en oración, estaban pidiendo un milagro de Dios. Yo doy gracias a Dios que tenemos un Dios que nos escucha cuando oramos, Dios siempre está dispuesto a oír y a escuchar la oración de sus siervos. Quiero que noten lo que dicen los versículos: que oraban sin cesar, no dejaban de orar y rogar a Dios. Y hermanos eso es lo que nosotros tenemos que entender acerca de la oración. Es cierto que solo Él es perfecto, doy gracias a Dios por eso, ninguno de nosotros tenemos fe que sea perfecta, pero aquí la gente estaba orando y le estaba pidiendo a Dios: Señor salva la vida de Pedro, Señor ayúdalo para que salga de la cárcel. Y luego tenemos a Pedro que llega y toca a la puerta una y otra vez diciendo: ¡Oye, abre la puerta! ¡Hay soldados aquí afuera! Y una señorita llamada Rode va a abrir, quizás entreabrió la puerta para ver quien era y dijo seguramente: ¡Ay caray, es Pedro! Y cómo toda mujer, que está loca de gozo, nunca se le ocurrió abrir la puerta. Ella va y les dice a los hermanos: Hermanos, hermanos ¡Gloria a Dios! Pedro está aquí afuera. Y miren la gran fe que tenían todos los hermanos, ellos orando por la salvación de la vida de Pedro y la mujer diciendo ¡Pedro está aquí afuera! Y ellos contestan: Estas loca, Pedro esta en la cárcel, por eso estamos orando para que Dios lo salve.

Pedro no sabe nada, y ella sigue insistiendo, sigue insistiendo y ellos a lo mejor pueden escuchar que alguien esta tocando la puerta, y que alguien de verdad está llamando afuera y suena como la voz de Pedro y ellos dicen: es su ángel, esta palabra puede ser traducida como: es su espíritu, es un fantasma. ¡Qué gran fe tenían ellos! ¿verdad? A veces alguien me pregunta: Pastor, cuanta fe se requiere para que Dios nos escuche y yo les respondo: escúchenme bien, si usted tiene suficiente fe para ponerse de rodillas y orar, esa es la suficiente fe para que Dios le conteste. Si tuviera fe como un grano de mostaza, usted podría levantar montañas y moverlas.

La verdad, nadie tiene una fe pura, nadie tiene una fe que sea perfecta. Pero si usted tiene suficiente fe para pedir, Dios va escuchar y contestar su oración. Cuando ellos abrieron la puerta dice que se quedaron atónitos, no podían creer que era Pedro y que Dios había escuchado su oración.

Ahora la oración de ellos fue constante, esa es la oración que siempre contesta. No es que usted en su corazón no tiene ninguna duda o ninguna preocupación, la muestra de su fe es que usted siga orando, que sea constante, la Palabra de Dios dice en Santiago 1:5: Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.

Dice Dios que Él contesta la oración sin reproche, pero dice Dios Santiago 1:6-7 Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor.

De lo que está hablando es que no debemos de dudar. Santiago 1:8 El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos.

¿Qué es dudar? Dudar es dejar de orar, es ser inconstante y el hombre que es inconstante en su vida de oración va a estar inconstante en toda su vida, va a ser inconstante en el Instituto Bíblico, va a ser inconstante en la vida cristiana. Entonces ¿que es la fe? La fe es pedir y seguir pidiendo y seguir pidiendo hasta que Dios conteste su oración. Y déjenme decirles que la oración es la respuesta a todos sus problemas y necesidades.

Santiago 4:1dice: ¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros?

¿Cuáles son las raíces de los problemas que originan las divisiones entre los miembros de las iglesias y divisiones entre pastores, entre cristianos, entre familias? ¿Cual es la raíz de los problemas? Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís.

Santiago dice en el capítulo 4 versículo 2 que la raíz de todo problema es que no oras, no estás pidiendo. Santiago 4:3 Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites. A veces oran pero oran mal, piden cosas que no les conviene ¿por qué? Para su propio bien y su propio beneficio.

Santiago 4:4 ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. Si usted anda orando así: Señor, Señor dame un coche, usted sabe lo que podría hacer con un coche nuevo, y el Señor le podría contestar si, yo sé lo que usted haría, usted iría a un día de campo en lugar de ir a la iglesia. Muchas veces Dios sabe que nos puede dar y que no nos puede dar porque Él sabe como somos. Lo que necesitamos aprender es empezar a orar por cosas que son conforme a la voluntad de Dios y cosas no solo para nosotros sino para otras personas y vuelvo a decir, nadie tiene una fe perfecta.

Juan 6:5-9 Cuando alzó Jesús los ojos, y vio que había venido a él gran multitud, dijo a Felipe: ¿De dónde compraremos pan para que coman éstos? Pero esto decía para probarle; porque él sabía lo que había de hacer. Felipe le respondió: Doscientos denarios de pan no bastarían para que cada uno de ellos tomase un poco. Uno de sus discípulos, Andrés, hermano de Simón Pedro, le dijo: Aquí está un muchacho, que tiene cinco panes de cebada y dos pececillos; mas ¿qué es esto para tantos? Cristo dijo: Miren tenemos esta gran multitud, como cinco mil hombres sin contar mujeres y niños, quizá 15 o 20 mil personas, y él dice: ¿dónde vamos a comprar pan para tantos hombres? Y los discípulos dicen: Señor 200 salarios mínimos no alcanzarían, pero Andrés llega y dice Señor este muchacho aquí, tiene unos dos pescados chiquitos y unos panes Señor, pero él mismo dijo: ¿qué es eso con tanta gente? Ahora dime ¿Tenía fe?, ¿Estaba perfecta su fe? No, sin embargo él tenía que tener algo de fe. Al mencionar a este muchacho, tenía que haber algo de fe ahí. Hermano mío, Dios puede tomar poquito y multiplicarlo para darle de comer a miles de personas, y Dios puede tomar la poca fe que nosotros tenemos y hacer grandes cosas con esa poca fe que nosotros tenemos. La fe de nadie es perfecta.

Cuando yo hablo de salvación a mí me encanta hablar del ladrón en la cruz, esa es la ilustración perfecta de la salvación, pero algo que muchas veces nosotros olvidamos es lo que Dios dice en Mateo 27:44: Lo mismo le injuriaban también los ladrones que estaban crucificados con él.

Cuando la gente se estaba burlando de Jesús, insultando a Jesús, al principio los dos ladrones también insultaban a Jesús, es plural, el que se encontraba a la derecha y el de la izquierda, los dos al principio insultaron a Jesús, yo creo que lo que sucedió después de estar colgados por un tiempo al lado de Jesucristo, uno de esos ladrones pudo haberse dado cuenta y decir: este hombre parece que es diferente a los demás hombres, este hombre yo creo que puede ser el Mesías, este ladrón dice: voy a morir de todos modos, y no voy a perder nada y le dijo: Señor acuérdate de mí cuando vengas en tu reino y Cristo dijo: Hoy estarás conmigo en el paraíso. El ladrón dijo: acuérdate de mí cuando vengas en tu reino, dice algún día cuando usted este reinando por favor acuérdese de mí, y Cristo dice no, yo no voy a pensar en ti algún día, hoy mismo tú eres salvo. ¿Cuánta fe se requiere para que alguien sea salvo? Suficiente fe para inclinar la cabeza y pedirle al Señor Jesucristo que le salve. Todo aquel que invocare el nombre del Señor será salvo. Ahora, ¿era perfecta la fe de este ladrón? ¡No! pero el tenía suficiente fe para pedir la salvación y por eso él fue al paraíso. De tal manera que usted y yo tenemos suficiente fe para pedir, para orar y seguir pidiendo.

Mateo 7:7-11 dice: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿Qué hombre hay de vosotros, que si su hijo le pide pan, le dará una piedra? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?

Ahora le vuelvo a repetir, Dios no le va a dar algo que no te conviene. Existen hermanos en mi iglesia que son nuevos en Cristo, empiezan a venir a la iglesia, empiezan a crecer espiritualmente y luego han llegado a mí dos o tres hermanos de estos y me dicen: Pastor: Nada mas vine a despedirme de usted, Dios me ha bendecido tanto después de ser salvo, mi familia está cambiando, mi matrimonio está cambiando y he estado orando por un buen empleo y ya conseguí un tremendo trabajo, pero voy a estar trabajando todos los domingos y todos los cultos. Y yo les he contestado: Dios no fue Él que le dio ese trabajo, fue el diablo quien le dio este trabajo.

Hermano Dios no le va a dar algo que te va a hacer daño espiritual, pero Dios da buenas cosas. Y si somos constantes en la oración Dios va a contestar la oración de la misma manera que cuando un hijo quiere algo y le insiste y le insiste y le insiste al padre, hasta que a este lo cansa y le da lo que el hijo pide. Así Dios nos contesta a nosotros si somos constantes en la oración.

Todo el que busca halla. La palabra busca es una palabra en griego que significa el que busca y busca y busca y busca y sigue buscando, hallará. El que llama significa: el que llama y llama y llama y sigue llamando se le abrirá.

Pedro estaba en la puerta llamando, llamando y llamando y seguía insistiendo hasta que le abrieron. Usted siga llamando y siga pidiendo. Ahora si no es el deseo de Dios contestarnos Dios nos va a decir: No. Si mis hijos me están pidiendo y pidiendo y yo no quiero darles eso, yo le digo cállate ya no me pidas más, pero si yo no les digo eso, ellos siguen pidiendo, así es Dios con nosotros, Dios contesta la oración.

Lucas 18:1-8 También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar, diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre. Había también en aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario. Y él no quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo respeto a hombre, sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que viniendo de continuo, me agote la paciencia. Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto. ¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles? Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?

Fe es seguir pidiendo, había un juez dice Jesús, que era malo, era injusto, pero llega la viuda y le dice hazme justicia y el juez le contesta no, no, vete a casa. Señor quiero justicia, no, no quiero escuchar. El juez va a su oficina y abre la puerta y la vuelve a encontrar ahí diciéndole: señor hazme justicia, el le cierra la puerta en la cara y le dice: lárgate, yo no quiero hablar contigo. Después él se bajó de su carro y ahí estaba la misma mujer diciendo: señor hazme justicia. Lárgate de mi, déjame en paz, no puedo hacer nada para ti, ya le dije. Se va a casa y nuevamente la vuelve a encontrar diciéndole: señor juez hazme justicia. Ella día y noche estaba tras ese juez hasta que por fin el dijo: esta bien, esta bien te haré justicia. Jesús dice si un juez injusto hace esto, cuánto más un Dios que es justo, un Dios que nos ama, cuánto mas Él nos va a contestar, si somos constantes en pedir.

Es como un niño en la noche pidiendo un vaso de agua, y grita: papi tráeme un vaso con agua y usted está acostado, ya para dormir y el niño gritando: papá, mamá tráeme un vaso con agua. Y usted muy molesto le dice: te doy el vaso de agua mañana, pero ya cállate. Un ratito después el niño vuelve a gritar: papi, dame un vaso de agua. Ya no hay agua, en ningún lado del mundo, ya cállate, duérmete. Y nuevamente el niño casi llorando le dice: papi, me estoy muriendo de sed, dame un vaso de agua. No te voy a dar nada y si me hablas otra vez te voy a pegar. Papi, cuando vengas a pegarme tráeme un vaso de agua. Y apenas le das el vaso de agua, él ahora quiere ir al baño.

Si un padre es así con su hijo, yo creo que Dios va a ser bueno con nosotros. Lo que Dios quiere ver es que si de verdad estamos en serio, lo que Dios quiere darse cuenta de que si estamos dispuestos a seguir orando a seguir pidiendo. Escúchenme bien hermanos, nosotros tenemos que mantener la oración, como la cosa principal en nuestras vidas. Hermanos yo creo que la razón por la que Dios ha levantado la iglesia en la ciudad de México es para mostrar que él contesta la oración. ¿Acaso hay gente que dice Kevin es buen predicador? ¡No! Él ni siquiera habla bien el español. Oh, es que él es muy bueno para organizar. No lo creo, porque nada mas vaya a ver que tan sucio está mi coche y se dará cuenta que no soy nada de bueno para organizar. Oh, es que el pastor es muy sabio y muy inteligente. Pues las personas que me conocen saben que no es cierto eso. Y la gente entonces se pregunta: No entiendo por qué Dios está levantando esta iglesia tan grande. Déjenme decirles, porque Dios contesta la oración, una cosa que yo he hecho en mi ministerio, es que yo he mantenido como la cosa principal en mi ministerio es la oración y el caminar con Dios. Todos los días yo procuro pasar en oración dos o tres horas, y leo 25 capítulos de la Biblia todos los días.

Escúchenme: Dios es bueno con nosotros. Lucas 11:13 Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan? Pero tenemos que poner la oración como algo principal en nuestras vidas, no hay nada más importante que la oración.

Un hombre dijo acerca de la oración: lo que hace falta hoy en día, son gentes cristianas que oren, no gente que hable de oración, no gente que dice que cree en la oración, pero gente que toma el tiempo de orar. Un tremendo hombre de oración dijo: la oración es el canal por lo cual nos manda todas las cosas buenas que necesitamos. La oración es más que un privilegio, más que un deber, es el canal por lo cual recibimos todo los que necesitamos de Dios. Sin oración no podemos hacer nada.

Samuel Charley tremendo predicador de otro siglo dijo: la única preocupación del diablo es de tener a los cristianos orando. El birla de nuestro trabajo, el birla de nuestra sabiduría. Nosotros no somos más sabios que el diablo, posiblemente aparte del arcángel Miguel, el diablo es el ser más poderoso en todo el universo aparte de nuestro Dios. El diablo es más sabio que cualquiera y él tiene seis mil años de experiencia en como derrotar y destruir a cristianos. El diablo no teme nada de nosotros, el se burla de nuestra sabiduría, pero el tiembla cuando oramos y cuando el cristiano mas débil está de rodillas, todo el infierno se encuentra temblando. El diablo es poderoso. Cuando nosotros estamos en comunión con Dios es cuando el diablo tiene temor de nosotros.

La esperanza de una nación, la esperanza de una familia es la oración y yo prefiero enseñar a un hombre como orar que enseñar a 10 hombres como predicar. Veamos lo que dice Lucas 11:1 Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos. Escúchenme bien, Jesús es el mejor predicador de toda la historia, pero a Él nunca le pidieron, Señor enséñanos a predicar. Jesús era el mejor ganador de almas en todo el mundo pero a Él nunca le pidieron Señor enséñanos a como ganar almas. Jesús en todo era lo mejor, pero la única cosa que ellos vieron y que quisieron que Él les enseñara, fue que les enseñara a orar. Porque de nada sirve si gana almas, su predicación, sus programas, sus métodos que usa en su iglesia, de nada sirve si usted no tiene una vida de oración con Dios.

Hay que mantener la oración como lo principal en nuestras vidas, como la cosa mas importante en nuestras vidas. Mire conmigo el libro de Hechos 6:1-4: En aquellos días, como creciera el número de los discípulos, hubo murmuración de los griegos contra los hebreos, de que las viudas de aquéllos eran desatendidas en la distribución diaria. Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la Palabra de Dios, para servir a las mesas. Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra. El ministerio de la palabra consiste de dos cosas: Consiste de estudiar la Palabra de Dios y consiste en predicar la Palabra de Dios. El diablo es un experto, en involucrarnos en un montón de cosas que no son tan importantes. Hay muchos pastores que no oran porque todo su tiempo está involucrado en la oficina, la construcción del edificio, etc.

Hermanos escúcheme bien, lo que nosotros debemos de hacer es mantener nuestra vida de oración y el estudio de la Palabra de Dios. Ahora déjeme ser sincero hermanos a veces para hacer eso, usted va ha tener que ser un poco cruel, usted va a ser un poco ofensivo con la gente. Mire el libro de Mateo capítulo 6 por favor, mire el versículo 6 al 8: Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos. No os hagáis, pues, semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis. Aquí dice, mira, no seáis como los fariseos que les gusta orar frente de todo el mundo para ser visto por los hombres. Muchos de nosotros hemos tenido pentecosteses en nuestros cultos, y usted está enseñando la clase de la Escuela Dominical o predicando, ¿qué hace el Pentecostés? A veces se levanta de la banca y vienen aquí al frente y mientras uno está predicando o enseñando empiezan a decir: ¡Oh Señor gracias por tu Palabra! ¡Oh Señor ayúdanos a aprender la Biblia! ¡Oh Señor, oh Señor, bendice a mi abuelita también que no la he visto en cinco años! Y empiezan a hacer un escándalo; a veces nosotros le pedimos a un hermano que ore y llega un visitante pentecostés y mientras el hermano está dirigiendo la oración. ¿qué es lo que hacen los pentes? Están orando su propia oración, y tan fuerte que nadie puede poner atención. Déjenme decirles esto: parte del problema son ustedes que se levantan y entran y salen del culto. Usted quiere ser visto por la gente. ¿Pastor me está juzgando? Si, hermanos, escúcheme bien, alguien que en un culto está distrayendo la atención de la Palabra de Dios para llamar la atención así mismo, para ser visto de los hombres no para ser visto por Dios, está propiciando que otros también vengan a distraer. Muchos de esos que hacen un escándalo cuando están orando, normalmente son gente que no tienen su propia vida secreta de oración. Algunos de ustedes cuando oran por la comida, oran media hora porque no tienen un tiempo en secreto de oración. Algunos de ustedes tienen sus devocionales enfrente de otras personas, hay gente aquí, que ustedes hacen sus devociones en público. Yo he hablado con pastores que cuando les pregunto ¿cómo tienen sus devocionales, cuando leen la Biblia, cuando oran? Oh, cuando estoy desayunando, responden algunos. Ahí estás leyendo la Biblia y comiendo: mm, mm. Y luego, mmm, Señor bendice a México mm, mm, trae salvación a México, ¡Mujer sírveme más huevo! Señor salva a mi mamá que no es salva todavía, ¡más tocino también!

La Biblia enseña que nuestra relación con Dios es parecido a la relación con un hombre con su esposa. Ningún matrimonio, escúcheme, ningún matrimonio va a estar bien si no tienen tiempo íntimo. Por eso la Biblia dice que el hombre dejará a padre y madre y se unirá a su mujer. Ahora dice un hombre no un homosexual, un hombre. Algunos de ustedes todavía viven con los suegros. Hay hombres que están leyendo esto que duermen con los niños. Está su esposa allí en la cama y están los niños en medio y por eso su matrimonio esta teniendo problemas porque usted y su esposa nunca tiene tiempo a solas, tiempo intimo.

Ay pastor está usted siendo un metiche en mi vida otra vez. Hermano escúcheme bien, su relación con Dios no va ha estar bien si no hay tiempo a solas con Dios, tiempo íntimo con Dios. ¿Dónde puedes derramar las lagrimas por las almas, y abrir tu corazón?

No usar vanas repeticiones, es lo que hacen los católicos "ah ah ah, brb brb brb brb" ¿qué estas haciendo? Oh estoy pidiendo el rosario, y ni piensan en lo que están diciendo. Mire hermano, Dios quiere una oración donde nosotros abrimos nuestro corazón y hablamos como un hijo habla a su Padre. Nosotros le abrimos el corazón y hablamos, y para eso hermanito tu tienes que encontrar un lugar y estar solo con tu Dios.

Hay señoras que tratan de leer su Biblia y orar cuando están cuidando los niños. Leen la Biblia y dicen: cuánto amó Dios al mundo, ¡hijos cállense! Oh y dice aquí: Porque mandaba al espíritu inmundo que saliese del hombre. ¡hijo tú eres un demonio! Hermano escúcheme, algunos de ustedes dicen: Pastor es que usted no me conoce, yo no tengo tiempo para estar solo con Dios. Hermanito esa es la canción de muchos. Usted tiene tiempo, lo único que usted tendría que hacer es apagar la televisión. Si usted pasara algo del tiempo que usted pasa en el chisme. Y predicamos en contra el chisme de las mujeres, pero a veces los hombres también parecen mujeres lavando en el río.

Si usted dejara ese tiempo de compañerismo con otros hermanos, podría hacerlo con su Dios. La oración debe de ser la prioridad en su vida. No algo que tú haces si te sobra tiempo, sino la cosa más importante de su vida, de su ministerio. Usted estaría sorprendido de cuántas cosas Dios quiere hacer para nosotros. Dios quiere abrir las ventanas de los cielos y derramar bendiciones sobre nosotros.

Yo estaba leyendo mi Biblia esta mañana, acerca del rey Acáz, cuando llegó Isaías y le dijo: mira pide a Dios, pídele una señal a Dios, pide un milagro de Dios. Dios te va a salvar del enemigo. Había venido un ejército contra él, y Acaz dice no, yo no voy a pedir ayuda de Dios, y él va y pide ayuda del rey de Asiria en lugar de pedir la ayuda de Dios. Escúchenme bien, hay cristianos que cuando tienen problemas van buscando a los suegros, o buscan a un prestamista. A mí me encanta ayudar a la gente, yo le dije a un pastor: Hermano, mándeme fotos de su obra, voy a hacer lo que pueda para ayudarle. Yo estoy en serio acerca de eso, yo quiero ayudar a la gente. Pero hay gente que han venido conmigo y me han pedido ayuda y yo les digo que lo siento que no les puedo ayudar y ¿sabes qué? Se enojan.

Hay veces que hemos apoyado a algunos pastores por dos o tres años y luego cuando cortamos el sostén para ayudar a otra iglesia se enojan, en lugar de estar agradecido por lo que hicimos quedan enojados.

La Biblia dice maldito el que confía en el hombre, y alguno de ustedes en lugar de pedir ayuda de los hombres y buscar ayuda de los hombres ¿por qué no abres tu corazón y le pides a Dios que te ayude? Hay un multimillonario que me llamó el otro día, yo nunca había visto a este hombre. yo no lo conocía. Él me llamó y me dijo: Tú nunca me has pedido nada, pero yo estaba orando y leyendo mi Biblia a las cuatro de la mañana y Dios me dijo que te llamara para ayudarte y yo quiero ayudarte. Yo tengo algunos millones de dólares, y ya soy grande de edad y quiero invertir en la Obra de Dios. Yo prefiero hablar con usted que con cualquier otra persona de este mundo, cuando tú necesites algo, llámame. Yo le dije: Si Dios le pone en su corazón ayudarnos, gracias. Hermano pero yo no pido ayuda de los hombres, él me llamó 15 días después y me preguntó ¿estás enojado conmigo? Y yo le contesté: Yo no estoy enojado. Entonces él dijo: Bueno, entonces yo voy a mandarte dinero, y nos mandó miles de dólares.

Dios haría grandes cosas por nosotros, Dios quiere hacer grandes cosas para nosotros, pero Él quiere que nosotros dependamos de Él, no de los hombres. Si Dios le pone en el corazón de alguna gente, Dios usa esa gente para contestar oraciones.

Si Dios pone en el corazón de alguien ayudar, ¿debe de recibir la ayuda? Claro, y debe decirle a la persona: Gracias hermano y debe estar agradecido con la persona, pero debe estar más agradecido con Dios, porque Dios lo puso en el corazón de él. Y si alguien no le da, ¡ni modo! Sigue pidiendo a Dios, Dios va a contestar, Él va a suplir las necesidades.

Yo creo que en los próximos años Dios quiere hacer grandes cosas aquí en México y en el mundo hispano. Él quiere levantar grandes obras y grandes iglesias. A propósito, para mí un pastor que está en un pueblo de dos mil personas y tiene cien en asistencia está haciendo algo más grande que lo que estamos haciendo nosotros. Nosotros tenemos 1500 en asistencia en México, pero la ciudad tiene veinte millones de personas. Yo no estoy hablando del tamaño de su iglesia estoy hablando de la gente que está alcanzando para Cristo. Yo estoy convencido que Dios quiere hacer grandes cosas por nosotros, pero está esperando que nosotros pongamos a la oración como la prioridad, como la cosa más importante y que nosotros le pidamos a Él.



Iglesia Bautista La Plata

Brian R. George, Pastor Bautista

Direccion Para Cartas:

Casilla de Correo 48

1900 La Plata, Bs.As.    Argentina

Telephono:   011-54-221-422-8958

Correo Electronico:     argbgr@Satlink.com

Pagina de Internet de la Iglesia Bautista La Plata

http://webs.satlink.com/usuarios/a/argbgr


Last revised: June 22, 2001.