La Muerte

Por Elmer Fernadez



Una muchacha como de 23 años esta esperando en su casa. Allí está ella en su casa por la mañana, esperando a su marido. Oh, que matrimonio mas bello, que relación mas bella, entre esposo y esposa. Un niñito tenían. De pronto, a la puerta tocan, toc, toc, toc. Ella había oído a unos coches de bomberos. No estaba segura de lo que había sido. Ella no sabía que cosa era. De pronto ve un hombre vestido de uniforme. Le dice: "¿Es usted la Señora Suneim?" "Sí, yo soy." "Hace falta que venga con nosotros. Su esposo ha estado en un accidente." Fue ella corriendo. Fue allí con él, y después la llevaron al hospital. Camino al hospital le dijeron, "Nos hace falta que identifiques un cuerpo." Le llevaron a un cuartico. En ese cuartico quitaron las sábanas de sobre él; y allí estaba el cadáver de su esposo, un buen amigo mío.

Hace tres o cuatro días atrás, a un muchacho, seis semanas de casados, enamorados los dos, un matrimonio bello, ella había terminado la Universidad, él en Mayo iba a terminar, habían hablado con su pastor de donde iban a pastorear, encantados y alegres, de como el Señor los iba a usar. Oh acabadito de casar. Él estaba esperándola en la escuela, pues ella le iba a llevar el lonche. Viene la policía; "¿Sí?" "Nos hace falta, estamos buscando por un Mike Scott, ¿donde esta él?" Aquí, lo encuentran. "Ven con nosotros;" Va con ellos; va al hospital; va a un cuartito. Le dicen, "Nos hace falta que identifiques este cuerpo." "¡¡NO!! Es de mí esposa, la estaba esperando en la escuela, me iba a llevar el lonche, lo iba a comer con ella, pues luego me iba a ir a trabajar de allí mismo." Y un borracho vino y le pegó al carro y la mató. Los dos casos fueron causados por borrachos. Yo no se porque tanto lío con eso de la velocidad, y que límites de 55 millas por hora, y dejan a los borrachos manejar como si nada. Yo no etiendo la verdad, y es una cosa de lo mas estúpida. Yo creo que es una mano borracha la que hace esas leyes.

Una pareja, acabados de casar. Ella le dice a él; "Mi amor, tengo un dolor aquí en el pecho." "¿Y que cosa es?" "¿No se?" Jóvenes los dos, como de 20 años. "¿No se? Es un dolorcito, a lo mejor una indigestión." "Tu crees que con una indigestión te va a doler un poquitico, el pecho." "No, no es nada," y se puso a hacer quehaceres, arreglar una comida, cuando de pronto dice, "¡AY!" Y cae para atrás, ¡Muerta! Un ataque al corazón.

Yo te puedo seguir, y seguir, y seguir, y seguir contando historia, tras historia, tras historia. En la fábrica de acero aquí, un hombre caminando y de pronto se cae a un horno hirviendo, un hombre que trabajaba allí me dijo: "No encontraron nada de él, nada, absolutamente nada, solo se resbaló y se desapareció en el horno completamente." Yo puedo seguir contándote historia, tras historia, y no solo yo, sino que tu también, de montones de casos en los que te has quedado. "¡NO! ¡NO! ¡Eso no puede ser! Fulano, sutano, ¡NO!" Tan de repente, y hay algo misterioso de la muerte, yo no se, pero yo no quisiera vivir en una funeraria, no es por nada pero no me gusta, los cementerios no me gustan nada, aunque los muertos no me preocupan, son los vivos los que me molestan. Pero hay algo con el cementerio, con la funeraria, cuando tu ves un coche fúnebre, con alguien dentro, te entra una cosita por dentro, y una de las razones por la que se siente eso, es por no conocer lo que es la MUERTE, y no estar familiarizado on la muerte. La Biblia dice que está establecido, está dicho y va a ser! Cada uno va a morir; cada persona va a morir. Uds. que están leyendo este mensaje van a morir un día se van a encontrar cara a cara con la muerte. Dios lo dice en su Palabra y El no miente, todo lo que el Señor nos dice, El lo hace.

La Biblia nos dice que nos preparemos para encontrarnos con nuestro Dios, y te quiero hablar de eso. Prepárate para el encuentro con tu Dios. En Lucas 16, la Biblia nos dice de dos hombres, de uno llamado Lázaro y otro Rico, el hombre rico no se preocupó por su muerte, ¡Oh él era un hombre religioso! ¡El iba a la iglesia! pero el siempre decía, Oh yo me voy a arrepentir cuando me muera. ¡Óiganme bien! un noventa por ciento de ustedes no tendrán tiempo. ¡Ay, Ay, Ay! y caen muertos y no hay tiempo de arrepentirse, y puede ser que Dios no te quisiera oír en ese tiempo. Tu no tratas a Dios como a ti te da la gana. Tu vas con El cuando El quiere, cuando El traiga esa convicción y te diga; ¡Oye bien te quiero salvar, te quiero redimir! ¡Ese es el momento de aprovechar, no cuando tu quieras, puede ser que no lo desees en ese momento. Mi buen amigo Jeff. ¡Gloria a Dios que era salvo! Allí estaba en el coche, esperando a la luz del semáforo que cambiara, cuando de repente le llega por detrás un borracho a 75 mias por hora con un trailer de esos grandes, de los que hacían por los años 70as, viene y le pega a ese coche y puso la defensa del coche en el asiento de adelante. Así lo muestra la fotografía, la defensa del coche de atrás la puso en el asiento de adelante. La policía dice que a Jeff ni se enteró del accidente, murió instantáneamente. La policía dice que ni se enteró por la posición en la que quedó, que si se hubiera dado cuenta, la reacción mas lógica hubiera sido la de sostenerse del volante, y al estirar los brazos estos se le hubieran roto, y no fue así, sino que lo encontraron con los brazos caídos hacia el cuerpo, o sea que no se enteró de su muerte, y la mayor parte de las personas mueren así de repente. ¡Como ladrón en la noche, así dice la Biblia. Un ladrón no te avisa cuando te va a robar, sería un ladrón estúpido, de repente, cuando tu menos lo piensas es cuando llega la muerte! Hay personas que dicen, Ay me voy a morir, que mal me siento, ay, yo creo que hoy si me muero, ay, que mal me sint. Y nada, amanecen y nunca se mueren, quéjese, y quéjese. La muerte llega cuando menos lo piensas. No hay una persona en el mundo que te puede garantizar que vas a vivir mañana. Muchas personas hoy, que creen que van a vivir mañana. No hay vida garantizada para ninguna persona. Recuerdo cuando a un niñito de 6 años, un día le llegaron a decir. "Niñito, sabes que tu mamé ha hecho un viajecito muy largo, en si se va a tardar mucho en regresar, y en si, nunca va a regresar. El niñito dijo: "Oh, pero yo quiero irme a donde esta ella, mi hijito tu no puedes ir con ella, porque ella esta con Dios, y un día tu podrás ir a ella, porque ella no puede venir a ti." Ese niñito fui yo. Mi mamá murió, de repente, una enfermedad, la llevaron al hospital, no pensaron que era nada serio, algo sencillo, una bronquitis, a mi papá le dijeron que por la noche se complicaron las cosas y ella murió, pero ¡Gloria a Dios! mi madre se había preparado para ese día, ella era salva. Pero que de ti, que de ti.

Aquellos hombres, Lázaro y el hombre rico, el rico no se preocupaba, el quería ir a sus banquetes cada día, dice la Biblia. Disfrutar de la vida, cuando de pronto vino la muerte. Cuando menos lo esperaba, la muerte vino a llevárselo. Aquí estaba Lázaro, él no tenía muchas cosas materiales, pero él si se preparó para su salvación. Él arregló su asunto con Dios. ¡Óyeme bien! No esperes hasta el último momento. La Biblia nos dice que el hombre rico se fue al infierno y Lázaro al cielo, al seno de Abraham. La Biblia nos cuenta de tres personas que murieron y que resucitaron. La hija de Jairo, el principal de la sinagoga. En Lucas 8 está esta historia: Vino a Jesús diciéndole, que cures a mi hija que está enferma. Cuando viene uno de sus amigos y le dice: "¡Señor Jairo! Señor Jairo, óigame bien." Viene con una cara de susto y de dolor, y Jairo le dice "¿Qué pasa?" "No moleste ya al maestro, su hija acaba de morir."

Vamos a otra historia. Están caminando unas personas por uno de esos caminos que hay en Israel, cuando vemos a alguien allí que lleva un ataúd, y una mujer viudita que esta llorando. "Señora, ¿Porque esta llorando?" "Mi hijo, mi único hijo se murió esta tarde y va a ser un día que murió, y lo vamos a enterrar ahora."

Vamos ahora a otra historia. Vamos a la casa de María y Marta. Vamos a preguntarles porque están llorando. "María, ¿porque lloras?" "¿Marta, porque lloras?" "Señor, mí hermano Lázaro ha muerto." "Si tu hubieras estado aquí él no hubiera muerto. Ya tiene mas de tres días de muerto y ya lo sepultamos. Está en la tumba y posiblemente huele ya." Óyeme bien. La niñita murió, el joven murió, el hombre murió. La niñita, acababa de morir, el joven tenía un día de muerto. El hombre tenía mas de tres días de muerto.

Después volvemos a estas historias, por el momento quiero, darte unos pasajes de la Biblia. Hebreos 9:27 nos habla de una cita que no podemos cancelar, esta cita es con la muerte. En Génesis 3:19 nos dice que polvo somos y polvo volveremos a ser. La muerte física no es el final de la existencia del hombre, ni de su estado consiente. La muerte física es solo la separación del alma y del cuerpo. II Cor. 5:1-8 nos habla de esto claramente. I Cor. 15:44, 45 nos dice, "Fué hecho el primer hombre Adam en ánima viviente; el postrer Adam en espíritu vivificante." 2 de Pedro 1:13-15 nos dice, ".....Sabiendo que brevemente tengo de dejar mi tabernáculo, como nuestro Señor Jesucristo me ha declarado...." Fil. 1:23 "... teniendo deseo de ser desatado, y estar con Cristo, lo cual es mucho mejor:..." Lucas 23:43 " De cierto te digo, que hoy estarás conmigo en el paraíso.." ¡Hay personas que te dicen que la Muerte es el fin de todo! Oh, tu eres un ignorante. Hay hasta testimonios de personas que han hablado momentos de muerte, con el mas allá. Dios claramente nos habla del mas allá. ¡La muerte no es el fin! Es solamente una separación. Por ejemplo, cuando la Biblia dice que estamos muertos en los pecados, quiere decir que estamos separados de los pecados. Todo lo que la muerte es, es separación, eso es todo. Mateo 22:32 nos dice, "Dios no es Dios de muertos, sino de vivos." Es lo mismo con Lucas 20:38. Yo soy el Dios de Abraham, no "Yo era" el Dios de Abraham. Te has fijado que en la Biblia Dios siempre dice, "Dios de Abraham, y Dios de Isaac, y Dios de Jacob.

38 Porque Dios no es Dios de muertos, mas de vivos: porque todos viven á él." Nunca dice, "Yo era." ¿Porque? Porque ellos están vivos, solo se han cambiado de un lugar para otro.

La Biblia dice, "Y de la manera que está establecido á los hombres que mueran una vez, y después el juicio;" (Hebreos 9:27) La sentencia que tenemos en nuestro cuerpo. La niñita estaba muerta, el joven estaba muerto, el hombre estaba muerto, y tu que estas leyendo este mensaje, estas muerto. Dirás estás equivocado, yo estoy vivo. No tu espíritu está muerto. 2 Cor. 1:9, "Mas nosotros tuvimos en nosotros mismos respuesta (sentencia) de muerte," ¿Porque? Te voy a decir porqué. En la Biblia la blasfemia era sentencia de muerte, asesinato era sentencia de muerte, adulterio era sentencia de muerte, idolatría era sentencia de muerte, codiciar a una mujer era sentencia de muerte. Sodomía era sentencia de muerte, incesto era sentencia de muerte, hechicería era sentencia de muerte... el pecado cuando consumado era sentencia de muerte. I de Pedro 4:6 dice: " Porque por esto también ha sido predicado el evangelio á los muertos;" No quiere decir que fue el apóstol al cementerio y dijo, ¡Hey Muertos! Oigan el evangelio. No fue a una tumba, tu no has visto a ningún predicador hablándole a una tumba. Está hablando de las personas muertas en pecado.

 

¡Tu estás muerto! ¡Tu estás muerto! Tu te puedes meter a cualquier rito religioso y esto no te da la vida. Tu puedes pertenecer a cualquier religión, pero esto no te da la vida. Puedes bautizarte meterte al agua cuantas veces quieras y esto no te dará la vida. ¡Oh, tu puedes decir! Yo soy muy bueno, me porto bien, no le hago daño a nadie, pero aún así estás muerto. Tu puedes ser todo lo bueno que tu quieras pero aún así, tu estás muerto. Tu espíritu está muerto. Estás separado de Dios. Tu no puedes coger y darle vida a ese cuerpo. A ese espíritu, ni por portarte bien, ni por asistir a una iglesia, porque ese espíritu está muerto y hace falta que sea resucitado. Déjame decirte algo. No hay una persona que no sea tan mala que por sus pocos pecados se considere poco pecador o poco muerta. Es como decir que a alguno le dieron 4 balazos en el corazón y a otro le dieron 10, el uno es menos muerto que el otro. ¡No! Si estás muerto estás muerto, y si estas vivo estás vivo. Mira que cosa tan profunda, deberían escrbirlo en algún lugar. Si estas muerto, estás muerto y si estás vivo estás vivo. ¡Y tu estás muerto en tus pecados! y la única persona que puede resucitarte ¡Gloria a Dios! es Jesucristo. El dijo a la niña, "¡Niña, levántate!" Al joven le dijo, "¡Levántate joven!" A Lázaro le dijo, "¡Sal afuera!" Y a Cristo no le importa cuanto tiempo tengas tu de estar muerto, o cuanto mas o menos te creas pecador, tu estás muerto y solo Jesucristo te puede dar vida. Cristo te puede salvar. Cristo te puede redimir. NO importa todos tus graves pecados, El es el único que le puede dar vida a tu espíritu y el quiere darte esa vida, no solo puede sino que quiere.

Cristo quiere entrar a tu corazón. HOY haz una oración, inclina tu rostro, cierra tus ojos y dile: "Cristo, reconozco que soy pecador, que estoy muerto por mis pecados, y tu eres el único que me pueda dar vida y salvación, para el día de mi muerte física, preservarme en la eternidad. Hoy te invito a entrar en mi corazón. Entra Cristo. Te acepto como mi único y suficiente Salvador. Amen. Gracias Cristo por haber entrado a mi corazón hoy. Gracias Cristo mi Salvador! Amen."


Iglesia Bautista La Plata

Brian R. George, Pastor Bautista

Direccion Para Cartas:

Casilla de Correo 48

1900 La Plata, Bs.As.    Argentina

Telephono:   011-54-221-422-8958

Correo Electronico:     argbgr@Satlink.com

Pagina de Internet de la Iglesia Bautista La Plata

http://webs.satlink.com/usuarios/a/argbgr


Last revised: May 30, 2001.