"La guerra gaucha"
Lucas Demare, que traía alguna experiencia cinematográfica de España y comenzó a dirigir en la Argentina en 1938 ("Dos amigos y un amor"), dio su prueba mayor con "La guerra gaucha" (1942), epopeya clásica dentro de nuestra cinematografía Los relatos de Leopoldo Lugones vertidos a la pantalla en imágenes de suelto pero incontenible vigor, dentro de un marco espectacular y reconocible extensión (nada de estampitas de colegio), junto con una historia muy interesante, confirieron al film el, sello de calidad que nuestra pantalla requería.