De la unión de Martínez de la Pera, Gunche y Cairo resulto "Nobleza gaucha" (1915). El éxito de esta película fue realmente excepcional, masivo. Su costo apenas había excedido los veinte mil pesos y en breve lapso logró recaudaciones cercanas al millón. Tal proporción acaso no volvió a repetirse en la Argentina. ``Nobleza gaucha mostró progresos de lenguaje fílmico en una larga introducción de faenas campesinas y, avanzada la trama, la visualización de la vida callejera de Buenos Aires. La pulcritud formal no pretendió imitaciones del cine extranjero. Quienes la hicieron no tenían que ver con el teatro, si bien aprovecharon la moda rural que venía de él, transfiriéndola a la autenticidad de escenarios, tipos y costumbres en una narración fluida y fácil. Los efectos cómicos se entremezclaron una tónica melodramática en la segunda parte, con ciertos estereotipos de villanía y bondad, sumados a la ingenuidad con que en aquella época se simbolizaba la virtud con el campo y el pecado con la ciudad. O no tan ingenuidad si se recuerda la base agropecuaria del país de otrora. Los intérpretes tenían un probado prestigio en los escenarios: Orfilia Rico, Celestino Petray, María Padín, Arturo Mario. La feliz aventura de "Nobleza gaucha" , incluso con la salida del film hacia el extranjero, vislumbró la posibilidad de una estable industria cinematográfica nacional. El instante era o parecía propicio, ya que la primera guerra mundial había debilitado la producción europea y el copamiento norteamericano de los mercados latinoamericanos no era todavía evidente. No se advirtió en el entusiasmo la insuficiencia del mercado interno. Como hechos positivos del período inaugurado por "Nobleza gaucha" hay que anotar la constitución de nuevas productoras, entre ellas la que impulsaría la actriz Camila Quiroga y su marido Héctor G. Quiroga. Martínez y Gunche separados de Cairo, construyeron un estudio o "teatro de pose" (denominación en boga) de lo más avanzado, también en Belgrano, sobre el modelo francés de Charles Pathé: un gran recinto vidriado que dejaba colar la luz natural. Filmaron inmediatamente "Hasta después de muerta" (1916), trasunto de la personalidad múltiple de Florencio Parravicini, argumentista y actor protagónico, junto a Orf'ilia Rico, Silvia Parodi, Argentino Gómez, María Fernanda Ladrón de Guevara y Enrique Serrano entre larga lista cine incluía al niño Pedro Quartucci. Se trató de uña temática burguesa y ciudadana, con toques de comicidad alternando el contexto melodramático. En tanto, proliferaron las imitaciones de "Nobleza gaucha" con menos éxitos que fracasos, y no faltaron algunas curiosidades. El prestigioso actor francés Paul Capellani fue contratado para formar pareja con Camila Quiro a en "¿Hasta dónde?" (1917). Un dramaturgo de valía, Francisco Defilippis Novoa, se improvisó director y en el folletín "Flor de durazno" 1917) hizo debutar al cantor Carlos Gardel todavía lejos de la gloria internacional. Defilippis Novoa pareció tener el don de las anticipaciones, pues en el elenco aristocrático de "Blanco y negro (l9l9) hubo de dirigir a la futura escritora Victoria Ocampo y en ` `La vendedora de Harrods'' (l920) le tocó de protagonista Berta Singerman, en camino a la celebridad como recitadora.