El Gran Hallazgo

El Parque Provincial de Talampaya, constituye uno de los recursos turísticos y científicos mas completos que puede ofrecer la Provincia de La Rioja. El paisaje varía progresivamente hasta alcanzar una espectacularidad indescriptible, de su simple y agreste armonía hasta su desafiante belleza. Tres grandes momentos impactan al quehacer científico: un importante período geológico, un decisivo ciclo en nuestra evolución biológica, y la presencia del hombre prehistórico a través del grabado de petroglifos.

Como antecedentes históricos sabemos que fué paso obligado desde San Juan - Jáchal hacia Chilecito - La Rioja. Las caravanas pasaban por La Puerta, provenientes del Paso Lamar y atravesaban el Cañón, con riesgo de ser asaltados en La Horca, reducto de bandoleros durante la segunda mitad del siglo pasado; cuyos macabros vestigios se conservan aún en el interior del Cañón.
La primera noticia de la zona se conoce de un gran geólogo alemán, Alfred Stelzner en un relevamiento geológico del lugar en 1873.
En 1911, otro eminente geólogo alemán, Guillermo Bodonbermen, realiza un minucioso relevamiento publicado en el Boletín de la Academia Nacional de Ciencias Tomo XIX Córdoba 1911.
En la década del cuarenta es cuando se puede decir que se descubre la zona. Esto se debe a otro gran científico, el doctor Joaquín Frenguelli que realiza un recorrido en las zonas de Paganzo, Talampaya, Ichigualasto e Ischichuca, siguiendo una beta de carbón de piedra. El lugar era casi desconocido por la mayoría. Sólo algunos puesteros, camperos y cazadores de zorros, suris y guanacos conocían, pero dedicados a sus tareas, no detectaron el verdadero valor del lugar. El Dr. Frenguelli con amplia información y con las muestras llevadas, sobre todo de cierta fauna fósil, interesaron al Dr. Angel Cabrera, de la Universidad Nacional de la Plata.
Unos años después al trascender la importancia del informe realizado por el doctor Cabrera, los doctores Guillermo del Corro y Orlando Gutierrez del museo Bernardino Rivadavia de Buenos Aires, deciden investigar más a fondo la región, detectando, posiblemente los yacimientos paleontológicos más importantes del mundo.
Durante este tiempo se realizó un convenio con el Dr. Alfred Romer, director del Museo de Zoología Comparada de la Universidad de Harvard (U.S.A.), que originó un serio conflicto con el Gobierno Provincial de La Rioja, que hizo valer su autonomía al no permitir que fueran sacados los siete grandes cajones de fósiles (vía La Plata - Harvard).
La Provincia de La Rioja, mediante un convenio de límites con la Provincia de San Juan (Iribarren-Gómez, 18 de marzo de 1968) cede los yacimientos de Ichigualasto o Valle de la Luna, pero retiene los más importantes, como: Los Chañares, Talampaya e Ischichuca.
En 1974, con la Ley 3264, el Instituto de Antropología de la Universidad, entonces, Provincial de La Rioja pasa a fiscalizar todo el Patrimonio Arqueológico y Paleontológico de la Provincia. Con la Ley 3459/74, la Provincia sanciona la reglamentación de Parques Provinciales, Monumentos Naturales y Reservas Provinciales. Al año siguiente, con la ley 3509/75, se crea el Parque Provincial de Talampaya, Monumento Natural Cerro Bola (Ischichuca) y Loma Blanca -Loma Negra-, sumando un total de 325 mil hectáreas.
En cuanto a la implementación turística, se puede decir que comienza en Agosto de 1979, cuando de acuerdo a un plan diagramado por la Dirección General de Turismo y la Delegación Chilecito, se habilita el nuevo camino de acceso a la zona de la Puerta y Cañón de Talampaya, no sin antes tomar las medidas de precaución que tienden a asegurar la integridad de los restos arqueológicos, fauna y flora, implementándose un acceso único con control policial permanente y la entrada con guías.