5-1-85 	434
El Señor, guía perfecto de toda criatura humana, os envía su protección, aceptad a Cristo, de 
vosotros depende que no sea estéril mi presencia en vuestras vidas.
Escuchad, del Señor procede el llamado.
Gloria al Señor.

6-1-85 	435
El Señor quiere que su obra crezca, sed vosotros portadores, os lo pido hijos míos.
Muchos se olvidan que hay un Dios que espera poder entrar en ellos, os digo: Quiero que 
lleguéis al Corazón de mi Hijo.
Bienaventurado el que se fortalece en el Señor.
Alabado sea.
Orad:
Señor, haz de mí un hijo nuevo,
engrandece mi corazón y llénalo de Amor,
que Tu Bondad de mí se apiade
y llegue a Ti mi oración.
Amén.

7-1-85 	436
Que todo hijo viva conforme a la Voluntad de Dios y no caerá la noche para él.
Entendedme, ya que no os hablo en ningún lenguaje extraño, solamente os pongo en 
conocimiento, de lo que puede llegar a hacer el gran Amor del Señor por sus seguidores.
Amén. Amén.
Leed: Eclesiástico C. 24, V. 17 al 22
	17 	"Yo, como una vid, hice germinar la Gracia, y mis flores son un fruto de gloria y de riqueza.
	18 	Yo soy la Madre del Amor hermoso, del temor, de la ciencia y de la Santa Esperanza. Yo, que 
permanezco para siempre, soy dada a todos mis hijos, a los que han sido elegidos por Dios.
	19 	¡Vengan a Mí, los que me desean, y sáciense de mis productos!
	20 	Porque mi recuerdo es más dulce que la miel y mi herencia, más dulce que un panal.
	21 	Los que me coman, tendrán hambre todavía, los que me beban, tendrán más sed.
22 	El que me obedezca, no se avergonzará, y los que me sirvan, no pecarán".

Pag 217


8-1-85 	437
Si meditárais una a una mis palabras, podríais ver qué necesarias son para manteneros intactos 
y no os pueda llegar nada de afuera.
Cuidado, para que esto no suceda, no corresponde estar lejos del Señor.
Amados hijos, no es difícil la elección si tenéis íntegro el corazón, ya veis, del Señor sois motivo 
de contemplación y preocupación.
Amad al Señor.
Amén. Amén.
Leed: Deuteronomio C. 8, V. 6 y C. 13, V. 19
	6 	Observa los mandamientos del Señor, tu Dios; sigue sus caminos y témelo.
Cap. 13, Vers. 19
	19 	con tal que tú escuches la voz del Señor tu Dios, observando los mandamientos que hoy te prescribo y 
haciendo lo que es recto a los ojos del Señor, tu Dios.
9-1-85 	438
No dudéis que el Señor nunca os dará menos de lo que podéis merecer, mirad a vuestro lado y 
veréis cómo interviene el Señor.
El jamás decepciona, no busquéis nada fuera del Señor.
Alabado sea el Salvador.
10-1-85 	439
No seáis demasiado duros cuando penséis en el Señor, porque os recuerdo: El espanta los 
temores y los peligros, las humillaciones y los desprecios, la humildad de Cristo os debe servir 
de ejemplo y estímulo.
Proceded no como hijos apartados de su Rebaño, sino como pertenecientes al Rebaño mismo.
Amén. Amén.
Leed: Salmo 33, V. 12 al 22
	12 	¡Feliz la nación cuyo Dios es el Señor, el Pueblo que El se eligió como herencia!
	13 	El Señor observa desde el Cielo y contempla a todos los hombres;
	14 	El mira desde su trono a todos los habitantes de la tierra;
	15 	modela el corazón de cada uno y conoce a fondo todas sus acciones.
	16 	El rey no vence por su mucha fuerza ni se libra el guerrero por su gran vigor;
	17 	de nada sirven los caballos para la victoria: A pesar de su fuerza no pueden salvar.
	18 	Los ojos del Señor están fijos sobre sus fieles, sobre los que esperan en su misericordia,
	19 	para librar sus vidas de la muerte y sustentarlos en el tiempo de indigencia.
	20 	Nuestra alma espera en el Señor: El es nuestra ayuda y nuestro escudo.
	21 	Nuestro corazón se regocija en El: Nosotros confiamos en su Santo Nombre.
	22 	Señor, que tu Amor descienda sobre nosotros, conforme a la esperanza que tenemos en Ti.

Pag 218


11-1-85 	440

Marchad hacia el Señor, os digo, no hay distancia entre el Señor y sus hijos.
Muchos serán los que se mantengan sordos a mis ruegos, hijos, las lágrimas queman mis ojos 
cuando veo tanta frialdad en aquéllos que trato de salvar, porque sé que si no se convierten van 
a la muerte.
Hija mía, quiero que se predique en todo el mundo, son los deseos de mi amado Hijo.
Gloria al Señor.

Leed: Deuteronomio C. 32, V. 1 al 4
	1 	Escucha, cielo, y hablaré, oiga la tierra las palabras de mi boca.
	2 	Que mi enseñanza descienda como lluvia y mi palabra caiga como rocío, como aguacero sobre la 
hierba, como chaparrones sobre el pasto.
	3 	Yo voy a proclamar el Nombre del Señor: ¡Den gloria a nuestro Dios!
	4 	El es la Roca: Su obra es perfecta, todos sus caminos son justos; es un Dios fiel y sin falsedad, 
justiciero y recto.


13-1-85 	441

Estáis viviendo bajo la presencia del Señor, entonces, tened siempre Su Nombre en vuestras 
bocas, descubriréis que con El, no existen angustias, como tampoco la pobreza espiritual.
Amado sea el Señor por sus hijos, por los siglos de los siglos.
Gloria a Dios.

Oración:
Desde hoy rechazo lo malo,
desde hoy recibo lo bueno,
no titubearé ante el llamado del Señor
porque El, me cubrirá de gloria.
Amén.

Hijos míos: Vengo a vosotros, id vosotros al Señor. Querido pueblo, seguíos instruyendo en esta obra del Señor.

Pag 219


14-1-85 	442

No cometáis el gravísimo pecado de desobedecer al Señor, Su Palabra es lo primero que debéis 
tener en cuenta.
Con Cristo Jesús no se conocen desgracias, ya que de El sólo se reciben Gracias.
Amén. Amén.

Leed: Romanos C. 2, V. 7 al 11
	7 	El dará la Vida eterna a los que por su constancia en la práctica del bien, buscan la gloria, el honor y la 
inmortalidad.
	8 	En cambio, castigará con la ira y la violencia a los rebeldes, a los que no se someten a la Verdad y se 
dejan arrastrar por la injusticia.
	9 	Es decir, habrá tribulación y angustia para todos los que hacen el mal: Para los Judíos, en primer lugar, 
y también para los que no lo son.
	10 	Y habrá gloria, honor y paz para todos los que obran el bien: Para los Judíos, en primer lugar, y también 
para los que no lo son,
	11 	porque Dios no hace acepción de personas.



15-1-85 	(Intención de la Novena del 17 al 25) 	443

Hijos míos, comenzad una Novena especial el día diecisiete para terminar el veinticinco.
Digo especial, porque quiero que hagáis peticiones, y os aseguro que ninguna súplica hecha con 
amor, quedará desoída por vuestra Madre.
Esta Novena, se renovará todos los meses y abundarán Gracias.
Alabado sea el Señor.


16-1-85 	444

Los hombres son amantes de la libertad, mas no la saben conservar, no la saben defender, 
muchas veces caen prisioneros, algunos salen, otros no; hijos míos necesitáis a Dios para ser 
libres, Dios es libertad.
Recordad, los hijos del Señor no serán compadecidos, sí lo serán aquellos que estén alejados del 
Señor.
Gloria al Altísimo.


Pag 220


17-1-85 	445
Las rebeldías que veo en el mundo son atroces, hija mía, siento verdadera compasión, por todos 
los que están apartados del Señor.
Están huérfanos de amor, porque ellos lo rechazan, sus pecados día a día aumentan, los siguen 
buscando y cometiendo.
Estos hijos son los más necesitados, están enfermos, les falta la salud del alma y al alma sólo el 
Señor la salva.
Amén. Amén.
Leed: I de Pedro C. 2, V. 1-2 y 11
	1 	Renuncien a toda maldad y a todo engaño, a la hipocresía, a la envidia y a toda clase de maledicencia.
	2 	Como niños recién nacidos, deseen la leche pura de la Palabra, que los hará crecer para la salvación.
	11 	Queridos míos, yo los exhorto, como a gente de paso y extranjeros: No cedan a los deseos carnales que 
combaten contra el alma.
17-1-85 	446
En el primer día de la Novena, en el lugar elegido y santificado nos dice: Me regocijo viendo aquí 
tanta devoción, hija mía.
18-1-85 	447
Hijos: No os lamentéis cuando paséis momentos de dolor, ya que sin dolor nada podéis reparar, 
los debéis aceptar como ofrecimiento al Señor por vuestras culpas.
Os pido: Id a la Iglesia, asistid a la Santa Misa, mi hijo Jesús está con todo su Amor esperando 
en ella.
Cristo estará en vosotros y vosotros en El. esto se vive en la Misa, para ésto sirve la Misa.
Ya véis qué importancia tiene el pedido de vuestra Madre, que quiere que sintáis el Amor de 
Cristo Jesús de una manera directa.
Pedid al Señor os haga ver la necesidad que todo cristiano debe tener de la Santa Misa y 
descubriréis qué maravillosa es la vida en el Señor.
Alabado sea.
19-1-85 	448
Aquél que esté al límite de sus fuerzas, y se sienta vencido, que pida ayuda al Señor.
Queridos hijos: ¡Si comprendiérais lo que significa para el Señor rescatar a un hijo, si pudiérais 
participar de mi gozo, cuando el Señor entra en ese corazón!
No olvidéis que El tiende también su mano a los vencidos, no os privéis del Señor. Amén. Amén.

Pag 221

20-1-85 	449
Hija mía, a veces veo que algunos se debilitan en la fe, Yo pregunto a estos hijos ¿qué os 
sucede? ¿Qué esperáis para fortalecer vuestros espíritus?
Tened la certeza que el Señor sabe cuando vuestra fe crece o disminuye.
Entregaos enteramente a El, no olvidéis que no se puede improvisar ante el Señor.
Leed: Romanos C. 1, V. 17 y C. 8, V. 24-25
	17 	En el Evangelio se revela la justicia de Dios, por la fe y para la fe, conforme a lo que dice la Escritura: "El 
justo vivirá por la fe".
Cap. 8, Vers. 24-25
	24 	Porque solamente en esperanza estamos salvados. Ahora bien, cuando se ve lo que se espera, ya no se 
espera más: ¿Acaso se puede esperar lo que se ve?
	25 	En cambio, si esperamos lo que no vemos, lo esperamos con constancia.

21-1-85 	450
Buscad la misericordia de Dios, prometiendo que no olvidaréis sus enseñanzas.
No cometeréis injusticias, no maldeciréis, no os esclavizaréis con el mal, y no rechazaréis al 
Señor.
Quiero que seáis aceptables a Dios, por eso os pido que en vuestros corazones prevalezca 
siempre Su Nombre.
Alabado sea el Santísimo.
Leed: Efesios C. 6, V. 10 al 17
	10 	Por lo demás, fortalézcanse en el Señor con la fuerza de su poder.
	11 	Revístanse con la armadura de Dios, para que puedan resistir las acechanzas del demonio.
	12 	Porque nuestra lucha no es contra enemigos de carne y sangre, sino contra los principados y 
potestades, contra los soberanos de este mundo de tinieblas, contra los espíritus del mal que habitan en 
el espacio.
	13 	Por lo tanto, tomen la armadura de Dios, para que puedan resistir en el día malo y mantenerse firmes 
después de haber superado todos los obstáculos.
	14 	Permanezcan de pie, ceñidos con el cinturón de la verdad y vistiendo la justicia como coraza.
	15 	Calcen sus pies con el celo para propagar la Buena Noticia de la paz.
	16 	Tengan siempre en la mano el escudo de la fe, con el que podrán apagar todas las flechas encendidas 
del maligno.
	17 	Tomen el casco de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios.

Pag 222


22-1-85 	451

Haced de vuestra vida un canto a la esperanza, y no miréis con otros ojos que no sea con los del 
amor, y entonces sí habréis logrado introduciros en el Señor; si no lo hiciérais, no valdría la 
pena el latir de vuestros corazones.
El Señor quiere que abundéis en el amor y caridad; queridos míos, obedeced Su Voluntad.
Amén. Amén.


23-1-85 	452

Hijos míos: El Señor ve todas vuestras obras, las buenas y las malas, vuestras verdades y 
vuestras mentiras, entonces, comprended que nada se gana viviendo con dobleces, porque el 
Señor no se lo engaña.
Gloria a Dios.
Orad:
"Señor, estás tan cerca y no te vemos,
ofreciéndote, y no te recibimos,
sintiendo tu presencia, y te ignoramos,
avergonzados te pedimos perdón.
Amén".


24-1-85 	453

La Palabra del Señor es fecunda y se debe vivir intensamente.
Los hombres no tienen conciencia todavía que les está hablando el Señor, habrá resistencia, 
mas Cristo Jesús hará prosperar en amor abundantemente al que lo acepte. Bienaventurado el 
hijo que busca al Señor para salvar su alma.
Amén. Amén.

Pag 22

25-1-85                                 (Día de Peregrinación)	454
Dice la Virgen:

Soy aliento de los débiles,
manantial de los sedientos,
abrigo de los pobres,
descanso de los fatigados,
seguridad de los vacilantes,
acallar de los lamentos,
alegría de los corazones,
Arca de todos los pueblos
y unión entre los hijos y Dios.
Amén.

Hija es el Amor por mis hijos expresado así.

25-1-85 	455
Verdaderamente, os ha tocado el Señor hijos míos, alabadlo, porque toda alabanza es poca. 
Amén.

26-1-85 	456
Queridos míos: Estáis viviendo la vida terrena con una gran paz en el corazón, os aseguro que 
no retrocederéis, porque Cristo ha entrado en vosotros.
Hijos, seguid sembrando. Gloria a Dios.

27-1-85 	457
El Señor disipará toda nube, toda sombra, toda agua turbia, y quedará la Luz, el camino llano, 
y el agua cristalina, todo gracias a El, al amor de Cristo; responded a ese Amor, con vuestro 
amor.
Hijos, todo observo, nada escapa a mi vista y os digo: El Señor previene, el Señor anuncia, 
aceptad al Señor.
Alabado sea.
Leed: Hebreos C. 6, V. 7-8
	7 	Cuando la tierra es regada por abundantes lluvias y produce una buena vegetación para los que la 
cultivan, recibe de Dios su parte de bendición.
	8 	Pero si no produce más que espinas y abrojos, no tiene ningún valor, su maldición está próxima y 
terminará por ser quemada.

Pag 224


28-1-85 	458
Hija: ¡Cuánto odio encierran los hombres, cuánta desconfianza y desesperanza!
Esto lo sienten por la falta de fe y amor, y porque Dios está ausente en sus corazones.
Esos hijos perecerán si siguen en la ignorancia, sólo bastaría pedir Amor al Señor, bastaría 
pedir auxilio al Señor y El los transformaría, recordad que Dios protege.
Gloria al Eterno Padre.


29-1-85 	459
Veo a Jesús, está con la túnica blanca y en el medio de su pecho hay una Luz blanca destellante, 
es Su Corazón, y me dice: "Estás viendo mi Corazón estremecido, ante la hostilidad del mundo 
hacia Dios.
Quiero que descubran la salvación, por eso esta manifestación de Amor a la humanidad".
La Virgen me dice: "Las horas futuras dedicadlas al Señor, El merece toda dedicación, toda 
atención y dadle gracias, porque su oído es sensible a vuestros ruegos".
Amén. Amén.
Leed: Filipenses C. 1, V. 8 al 11
	8 	Dios es testigo de que los quiero tiernamente a todos en el Corazón de Cristo Jesús.
	9 	Y en mi oración pido que el amor de ustedes crezca cada vez más en el conocimiento y en la plena 
comprensión,
	10 	a fin de que puedan discernir lo que es mejor. Así serán encontrados puros e irreprochables en el Día 
de Cristo,
	11 	llenos del fruto de justicia que proviene de Jesucristo, para la Gloria y alabanza de Dios.


30-1-85 	460
El profundo deseo de vuestra Madre es que el hijo equivocado se arrepienta y vea que el Señor 
está esperando.
Os digo: El retorno de un hijo siempre es aceptado. Convertíos y seréis amados por el Señor.
Gloria a Dios.

Pag 225

31-1-85 	461
Grandes cosas se producen en estos días, todas procedentes del Señor.
Estáis siendo llamados a ver, a no ignorar la existencia de Dios, a descubrir que la vida puede 
ser Eterna, siempre que se esté con El.
Avanzad hacia el Señor, que es seguridad.
Alabado sea.



Anterior   Vuelta al Indice General    Siguiente



mmariano@satlink.com