Publicaciones

Boletín nro. 66

Aportes: Las neurosis hoy: en las vías de acceso a las zonas psíquicas
Boletín nro. 67   Aportes: Proyecto de reestructuración de la IPA
Boletín nro. 68   Aportes: Sistemas de salud-Perversión: reflexiones sobre contrato y encuadre
Boletín nro. 69 Aportes: Cultura y Psicoanálisis

Bimestralmente publicamos el Boletín Informativo que recibe cada uno de nuestros asociados y contiene las novedades, actividades de cada una de las comisiones, información importante para los candidatos, sugerencias de uso de la Internet, etcétera. 

En nuestra sección Aportes y Abiertos a la comunidad ofrecemos resúmenes de trabajos de nuestros miembros que estamos dispuestos a compartir con ustedes a partir del boletín nro 66.

Por otra parte,  ofrecemos un listado de actividades locales, nacionales e internacionales a las que somos invitados, para que quienes nos consulten puedan estar al tanto del quehacer psicoanalítico en la provincia, el país y el mundo.

Las neurosis hoy: en las vías de acceso

a las zonas psíquicas

Con notable asistencia de los asociados se desarrolló en la sede de la Sociedad la conferencia del Dr. Norberto Marucco, el sábado 27 de noviembre de 1999. En el encuentro, organizado por la Comisión Científica, el autor del libro Cura analítica y transferencia, De la represión a la desmentida, desarrolló dos temas de gran importancia: Transferencia  y Zonas Psíquicas.

 A continuación un resumen de lo expuesto por el profesional en su obra anteriormente mencionada:

El quehacer clínico del psicoanalista de hoy no puede quedar acotado al tratamiento de las estructuras patológicas clásicas. Ante la aparición en nuestros consultorios de las llamadas "patologías actuales" surge la necesidad de plantear cuál es la actualización que requiere el abordaje psicoanalítico de estas estructuras psicopatológicas complejas.

Aún en lo que se refiere a las neurosis, en particular, la realidad clínica hoy nos demanda operaciones analíticas que exceden, en su marco tradicional, la operatoria clásica del encuadre, e incluso de los instrumentos analíticos habituales (interpretación, construcción, etcétera).

A través de mi denominación de "neurosis hoy" no sólo intento dar cuenta de la complejización de sus manifestaciones, sino también de "poner en foco" una comprensión metapsicológica que permita arrojar luz sobre la neurosis como "patología actual".

Para abordar entonces estas cuestiones, voy a dividir mi comunicación en dos partes: 1) un enfoque metapsicológico tendiente al abordaje de "las neurosis hoy" y 2) el concepto de las "zonas psíquicas: su enfoque clínico y técnico.

Un enfoque metapsicológico tendiente al abordaje de "las neurosis hoy"

Parto de lo que considero cuatro pilares básicos freudianos, cuatro verdaderas "introducciones" a temas fundamentales de la metapsicología, que han tenido profunda repercusión en la comprensión de la psicopatología, el ejercicio de la cura,  y en cuanto a los recursos de la técnica:

1) la introducción en los sueños,

2) la introducción del narcisismo,

3) la introducción de la pulsión de muerte,

4) y la introducción del fetichismo.

Ahora bien, lo que intento hacer conocer es la idea de que estas cuatro introducciones de conceptos fundamentales de la teoría freudiana no sólo marcan hitos en el desarrollo o la profundización de la metapsicología; sino que en verdad constituyen una explicación de la estructuración del aparato psíquico desde distintas perspectivas, cada una de las cuales determinan "zonas" o "áreas" de funcionamiento psíquico acordes a su particular modo de estructuración. Considero que Freud a lo largo de su obra las ha ido descubriendo, y describiendo, aún sin enunciarlas como tales; y que al hacerlo nos ha puesto sobre la pista de lo que hoy debemos desarrollar y definir más profundamente para facilitarnos el acceso a "las neurosis hoy".

Considero que las estructuras psicopatológicas de la actualidad nos muestran en su complejidad clínica las manifestaciones de estas "zonas" que coexisten y que se superponen simultáneamente en el aparato psíquico. Es esta la actualización que propongo para entender y abordar “las neurosis hoy”. Por tanto pienso que el desafío que se impone a la labor del analista frente a la complejidad de la psicopatología actual es el de aguzar sus "sentidos analíticos" para detectar en su paciente los distintos momentos en los que se manifiestan las expresiones patológicas de sus diferentes "zonas de funcionamiento psíquico", y a partir de ahí encontrar las vías de acceso terapéutico adecuadas a cada una de estas "zonas", y calibrar acorde a ellas sus instrumentos técnicos.

Las "zonas psíquicas": un enfoque clínico y técnico

Partiendo de las cuatro "introducciones" de conceptos fundamentales en la metapsicología freudiana intentaré describir las distintas "zonas" del aparato psíquico, de cuya estructura serían subsidiarias distintas expresiones patológicas.

A partir de la introducción de la teoría de los sueños quedaría descripta una zona del aparato psíquico caracterizada por las manifestaciones de un inconsciente reprimido, sexual y significante. Sus expresiones patológicas configurarían las denominadas "neurosis clásicas": la histeria, la neurosis obsesiva, las neurosis fóbicas. La tarea analítica en esta área sería fundamentalmente la del develamiento del deseo y de su expresión en los significantes. Su manifestación en el encuadre: el paciente recostado en el diván..., su posibilidad motora inhibida..., casi anulado el polo perceptivo...Podría decirse que están dadas las condiciones para que la cadena asociativa se vaya desarrollando a la manera de un sueño. El análisis sería (en estas condiciones) el de los significantes, que aparecerían uno tras otro en ese desfiladero que implica la asociación libre. ¿Y la interpretación? Ella sería de los significantes. La asociación libre es fundamental; es un instrumento privilegiado para detectar el inconsciente sexual y significante.

La introducción del narcisismo arroja luz sobre la zona psíquica en la que se muestra con mayor significatividad la importancia del objeto, y las consecuencias que su privación conlleva en la construcción del ideal que intenta reconstruir una historia mítica del amor, independientemente de la realidad.

Este mecanismo tiene sus consecuencias, siendo una de ellas la constitución de un reaseguro frente al poderío del objeto. Esta zona del aparato psíquico está caracterizada por la existencia de la estructura idealizadora. Cuando dentro de la clínica la estructura idealizadora -estructura intrapsíquica del yo con el ideal- se proyecta en el analista, encontramos que lo que se pone en juego es una transferencia idealizada en la que se reeditará una suerte de amor adictivo. Ubicado en ese lugar, el analista deberá desde ahí desmontar el poderío de la idealización, recuperando como historia lo que se transformó en estructura psíquica.

La consecuencia que el reconocimiento de esta zona tendrá en la práctica clínica será la de jerarquizar el lugar del objeto; o , como prefiero pensarlo, la dialéctica entre la pulsión y el objeto en la cura analítica.

La introducción de la pulsión de muerte, y con ella del concepto de repetición, explicaría la existencia de una zona del aparato psíquico que comandaría la repetición de esas huellas mnémicas del tiempo primordial, ingobernables, que serían incapaces de ligadura con el proceso secundario.

Las expresiones clínicas de esta área de funcionamiento podrían ser la tendencia al acto o las manifestaciones psicosomáticas. La consecuencia del predominio de esta área en la clínica requerirá un analista en condiciones de ofrecer su capacidad de "reverie", siguiendo a Bion, para poder utilizar su propia mente para otorgar significación a aquello que no ha podido tenerla. Un desafío del análisis actual en esta zona psíquica es transformar al supuesto destino, o por lo menos a parte de él, en una neurosis que pueda ser accesible y operable por la técnica analítica.

La introducción del fetichismo, y el concepto de desmentida que me sirvieron de punto de partida para desarrollar el concepto de "fetiche virtual" como condición del amor, y para precisar el modo de funcionamiento acorde a la desmentida que su constitución habilita, describen el funcionamiento de una zona del aparato psíquico de peculiares características y formas de expresión clínica y psicopatológica.

El "fetiche virtual" y la desmentida son entonces estructurales, y ambos condicionan la elección del objeto amoroso, la sobrevida de la pulsión, e implican la posibilidad de la creación. Cuando la pulsión desfallece por la imposibilidad de constituir ese "fetiche virtual” volvemos a encontrarnos con las normopatías, con la pérdida de la capacidad de amar. Entonces, todo análisis que se embarque en un reconocimiento a ultranza de la realidad tendería a provocar un cercenamiento de la potencia de la pulsión.

Al predominio de cada una de estas cuatro zonas de funcionamiento psíquico le correspondería una forma de angustia correspondiente: la angustia de castración, referida a la zona de los sueños; la angustia de intrusión correspondiente a la introducción del narcisismo; la angustia de vacío correspondiente a las huellas mnémicas ingobernables, y la angustia de aniquilación correspondiente a la acción de la violencia sobre el yo que utiliza la desmentida como defensa.

Entonces, y para finalizar: en el campo de la clínica de hoy el analista encontrará en su paciente algo de  aquello que tiene que ver con el sueño y los significantes, y su tarea será entonces la de un descifrador.

También encontrará la estructura idealizadora y será puesto, alternativamente, en el lugar del maestro, del profeta, del redentor...¡Pero a sabiendas  de que deberá abandonarlo! El paciente, luego de vivir intensamente en la relación analítica ese vínculo de sumisión, de dependencia y humillación ante el objeto, podrá reconocerlo como tal, como objeto, y hacer su camino más dueño de sí.

Regla técnica de oro: un analista nunca deberá pensar que su construcción es la final; su construcción es siempre preliminar; la palabra final tendrá que escucharla de su paciente.

¿Qué hace un analista de hoy ante momentos sociales y culturales en que la realidad o la desmentida llegan a aniquilar el yo? Tanto la aceptación, como la desmentida, se constituyen en fuentes de patología. El psicoanálisis propone, y se propone a sí mismo, apenas el reconocimiento de la realidad pero a la vez debe favorecer el despliegue de esa cierta posibilidad de la desmentida, cuyo sostenimiento posibilita la instalación de la fantasía, y la potencialidad de la creación.

Para abarcar lo más ampliamente todas estas alternativas, el analista de hoy tendrá que dejar el lugar de la omnipotencia (en el que alguna vez fue ubicado, y se ubicó) y desacralizarse para trabajar denodadamente junto con su paciente para ayudarlo a librarse de su padecer.  

Proyecto de reestructuración de la IPA

Estimados colegas:

En la última reunión del Consejo Ejecutivo y de la Casa de Delegados llevada a cabo en Nueva York en diciembre último se me encomendó la tarea de redactar un breve informe sobre el proyecto de reestructuración de la IPA para hacerlo llegar a los presidentes de las sociedades latinoamericanas (otro tanto están haciendo los delegados europeos y norteamericanos) y a los miembros de las sociedades para que estén informados de este fundamental cambio que se está elaborando y para que, llegado el momento, puedan decidir ya que oportunamente se someterá a votación  por el sistema de voto por correo. 

Para la realización de esta tarea se nombró un Grupo Especial de Trabajo. Este Grupo se constituyó en octubre de 1998, convocado por el Consejo Ejecutivo con el fin de reorganizar la estructura administrativa de la IPA y transformarla en un organismo más ágil, más adecuado a los momentos actuales, menos numeroso y por lo tanto más económico. Este Grupo (SAM) está formado por tres miembros del Consejo: Sara Zac de Filc, Peter Fonagy y David Sachs; tres miembros de la Casa de Delegados (C.de D.): Carlos Mabilde, Jon Meyer y Sverre Varvin; Bob Tyson, secretario de la IPA e Inga Villarreal como presidenta del SAM.

En el proyecto se procuró -de acuerdo a la propuesta original del C.E.- que la nueva organización, aunque más pequeña, fuese lo suficientemente representativa de la membresía, los presidentes y las regiones.

Un primer informe de SAM (SAM I) fue presentado al C.E. en mayo de 1999. Este informe desarrolla los siguientes ítems:

I) Formulación de la Misión de la IPA. En este punto se explican los principios y el criterio que guía la modificación de la estructura actual de la IPA.

II) Estructura de gobierno propuesta por la IPA. En este ítem figura la composición de lo que sería la “Junta de Representantes” que pasaría a reemplazar al actual Consejo Ejecutivo y a la Casa de Delegados. La Junta pasaría a ser un órgano único constituido por representantes elegidos tanto por los miembros como por las sociedades y representarían tanto a las sociedades como a las regiones y a los miembros. La Junta de Representantes pasaría a ser el órgano central de la IPA. Sus miembros con derecho a voto serían el presidente, el tesorero, el secretario y cuatro representantes por cada una de las regiones. Explica también cómo sería el sistema de elección de los representantes.

III) Este ítem trata la propuesta de estructura de los comités.

IV) Se refiere a costos comparativos entre una estructura y la otra.

Este informe fue discutido en las sociedades (no en todas), en el C.E. en la C.de D. y en la Asamblea Administrativa de Santiago de Chile en julio de 1999. De todas estas instancias surgieron numerosas sugerencias. Hay un acuerdo general de que la estructura actual requiere de una importante transformación pero no hay un consenso total en cuanto a la estructuración del nuevo organismo. De las sugerencias surgidas en las distintas instancias, en septiembre de 1999 se redactó un segundo informe (SAM II) en el que se proponen modificaciones con respecto al primero sobre todo en la estructura de la Junta de Representantes y en la metodología para las nominaciones y elección de representantes. Estas modificaciones implicaron una mejora pero no un cambio sustancial con respecto al primer informe.

Un proyecto tan importante no podía dejar de ser considerado detenidamente por la Casa de Delegados por lo que nombró su propio comité para estudiar el tema y acercar propuestas desde el punto de vista de la Casa. Este trabajo concluyó en la redacción de un “Informe sobre el SAM de la Casa de Delegados”. En este informe la C. de D. expresa nuevamente su acuerdo con la necesidad de una modificación de la estructura de la IPA pero formula sus propias propuestas. Un punto esencial que sostiene la C. de D. se refiere al mantenimiento de las dos cámaras o cuerpos con que actualmente funciona la IPA (Consejo Ejecutivo y  Casa de Delegados) y no su fusión en uno sólo (Junta de Representantes) como se propone en el SAM.  

Dicho en pocas palabras, si bien es necesaria esta reestructuración, la C. de D. piensa que la Junta, tal como está planteada en el SAM II continuaría otorgando un gran poder al ejecutivo, en tanto que la existencia de dos cuerpos, uno ejecutivo y el otro consultivo (aunque con menor cantidad de miembros) permitiría un mayor equilibrio y control en el poder y daría lugar a un ámbito de discusión más democrático para asuntos tan importantes como presupuesto de la IPA, designación de miembros para los comités, educación, investigación, etcétera.

Quiero destacar que los delegados, representando a las sociedades, votamos recientemente vía e-mail este proyecto de la Casa siendo aprobado por sus miembros por unanimidad.

Este breve informe, por fuerza incompleto es para que este tema pueda discutirse en el seno de la sociedad ya que es de suma importancia para el futuro de la organización de la IPA. En este sentido se ha acordado en la reunión de diciembre que cada delegado lleve la opinión de los miembros de la sociedad a la que pertenece y las que tiene a su cargo (en mi caso la Sociedad Chilena) para ponerla a consideración en la próxima reunión del Consejo Ejecutivo y Casa de Delegados en julio próximo.

Los informes sobre el SAM I , SAM II (en castellano) y el informe sobre el SAM de la Casa de Delegados se encuentran a disposición de los miembros en la secretaría.    

Dr. Fernando Grinberg (Miembro de la Casa de Delegados)

Sistemas de salud-Perversión: reflexiones sobre contrato y encuadre

El que sigue es un resúmen del relato que el doctor Arturo Sabez presentará en setiembre durante el XXIII Congreso Latinoamericano de Psicoanálisis, organizado por la FEPAL.

La actual presentación intenta mostrar la situación actual en los Servicios de Salud y de Previsión, como así también una mención a la mala praxis como amenaza al libre ejercicio profesional, donde se ha sustituído el código asistencial por el económico pervirtiendo así la situación de paciente por consumidor.

Esto nos lleva a poder conectarlo con las violaciones a las que están sometidas nuestras herramientas básicas: contrato y encuadre, y propongo la necesidad de refortalecerlos.

Cuando el marco o la regla es subsumido por el juego, el mismo pasa a ser proceso y la consecuencia es la incertidumbre, la confusión y la pérdida de identidad psicoanalítica.  

Cultura y Psicoanálisis

Este fue el tema con el que nuestra Sociedad convocó a la comunidad de Mendoza. Asistieron alrededor de 50 personas que se manifestaron muy interesadas por la temática. Luego hubo un ágape para celebrar la inauguración de nuestra renovada sede.

A continuación una crónica periodística de lo acontecido el 24 de junio en nuestra institución

La cultura ha cambiado ¿Usted sabe cuánto y cómo lo ha hecho el psicoanálisis? Tal fue la frase con que la Sociedad Psicoanalítica de Mendoza convocó a diversos sectores de la comunidad con el objetivo de intercambiar opiniones sobre cultura y psicoanálisis. El encuentro, que también sirvió de excusa para dar por inauguradas las nuevas instalaciones de la institución, contó con la presencia de destacadas personalidades del quehacer científico, social y cultural de nuestra provincia y del ámbito nacional.

Podría decirse que el objetivo antes mencionado se cumplió, ya que tanto los participantes de la mesa redonda con la que se inició el encuentro como los asistentes, pudieron intercambiar opiniones de las más variadas, pintando un panorama bastante completo de la relación entre cultura y psicoanálisis.

La reunión, que se realizó el pasado 24 de junio, comenzó con la presentación de los disertantes por parte del doctor Guillermo Brudny, psicoanalista de la Asociación Psicoanalítica de Buenos Aires y una de las personas que más conocen sobre Sigmund Freud en todo el mundo. En su carácter de coordinador del encuentro, Brudny presentó al doctor Ricardo Estrella, endocrinólogo, a la artista plástica Marita Lavoisier, al doctor en Filosofía, Ubaldo Mazzalomo y finalmente a Valeria Méndez quien hizo su aporte desde el periodismo. Actuó como secretaria la Lic. Mirta Kusnier de Fornés, coordinadora de la Subcomisión Científica de nuestra Sociedad.

Lo químico y lo psíquico

El doctor Ricardo Estrella, destacado endocrinólogo de Mendoza, fundamentó su exposición en la necesidad que tienen los estudiosos de las hormonas de conocer "cómo el medio, los conocimientos, las percepciones y demás fenómenos que llegan desde lo exterior del individuo, modulan de alguna manera el comportamiento endocrino y hacen que haya disímiles comportamientos... Hay algo que está adentro y que ahora se está descubriendo y que hace que cada elaboración de distintas situaciones influya siempre en el aparato hormonal. Este es un gran mensajero, pero los extremos desde y hacia dónde van los mensajes los da el aparato psíquico. Esto se puede verificar en situaciones tan especiales como lo es la menopausia", afirma Estrella. Luego de este ejemplo, el especialista dedicó buena parte de su tiempo de exposición a fundamentar con datos científicos lo antes expresado.

Pintar el mundo interno

Por su parte, la artista plástica Marita Lavoisier plasmó en su exposición el sentir del artista en el proceso de creación. Tomando su caso particular reveló los secretos que mueven a muchos pintores a expresarse en la tela afirmando que "el cuadro es una tela que debe ser llenada con algo, por eso es necesario buscar disparadores para que se produzca ese proceso creativo. Un paisaje, una relación humana, etcétera... En mi caso es el espacio que crean esos hechos es el disparador que me permite volcar en la obra esas imágenes internas mías que vienen cargadas de una gran emotividad. Y a la vez, esos espacios retornan a mi como retroalimentando ese proceso".

Develando más secretos del pintor, Lavoisier explicó que "si este proceso no es interrumpido y transcurre de manera fluida, el resultado es una imagen que está fuera de una realidad objetiva. Pero en la mayoría de los casos tiene como resultado que alguien la observe y diga 'usted ha pintado algo que yo tengo adentro'. Eso es algo muy emocionante para un pintor", asegura Marita.

Al relacionar su quehacer con el psicoanálisis, la artista plástica asegura que "en el arte contemporáneo este proceso creador se ha valorizado mucho por los estudios de Freud, lo que ha hecho que los pintores podamos acercarnos un poco más a esto que deben haber vivido los artistas de todos los tiempos, pero de manera más intuitiva. Otro aporte del psicoanálisis creo que es la valoración de la aparición del monstruo estético en el arte contemporáneo. Esta es la forma estética que aparece en ese juego de contradicciones que trabaja el pintor hasta que sale y se convierte en una obra de arte".

De Apolo a Freud

Luego de un repaso por las ideas más destacadas de los principales pensadores de la humanidad, el filósofo Ubaldo Mazzalomo se dedicó a comparar los aportes de los intelectuales más cercanos a nuestro tiempo, tomando el pensamiento Arthur Schopenhauer, Friedrich Nietzsche y Sigmund Freud. Al presentar al primero recordó su expresión profundamente pesimista al afirmar que "la esperanza de la humanidad no está precisamente en el progreso sino en la extinción, y ante esta vida que carece de sentido para el hombre hay dos posibles vías de escape: la religión y el arte".

Entre otros conceptos, Mazzalomo destaca de Nietzsche expresiones como: "la aceptación del rol que la voluntad  de poder cumple en la vida humana y que implica el trastrueque de todos los valores humanos..." Haciendo un paralelo con la mitología griega, Mazzalomo interpreta que "Nietzsche parece decir viva Dionisio, muera Apolo. Dionisio representa las fuerzas del instinto, las pasiones, los sentimientos desenfrenados. En tanto que Apolo simboliza el equilibrio, la armonía, la prudencia, la razón, en definitiva. Para Nietzsche estos valores desmerecen la vida".

Según Mazzalomo, tanto Schopenhauer como Nietzsche "desarrollan una filosofía anti-ilustrada... Pero Freud está en la línea de la filosofía de la ilustración y desarrolla mucho más el pensamiento acerca de las potencias que desde lo más recóndito del ser influyen sobre la formación de la personalidad. Postula una metodología para que la luz de la conciencia oriente a las potencias primigenias de la vida, para que Apolo pueda dominar a Dionisio", explica Mazzalomo.

Finalmente, el filósofo aclara que Freud es un pensador ilustrado "porque quiere transformar al sujeto, convertirlo en un ser libre de las ataduras que provienen del fondo de su ser".

Psicoanálisis y sociedad

Desde la percepción que le brinda el quehacer periodístico, Valeria Méndez también realizó un importante aporte a este encuentro. Según su parecer "desde ese gran descubrimiento que hizo Freud, a nivel social no se han percibido grandes aportes que actualicen sus postulados y esto hace que no se hable tanto de la relación entre el psicoanalista y el paciente, como ocurría hace 30 años". Para ilustrar este planteo, Méndez comentó que esto se puede constatar en el cine, especialmente en las películas de Woody Allen que ya no refleja como antes la importancia que este le daba al encuentro psicoanalista y paciente.  "Creo que falta que el psicoanálisis se aggiorne a los nuevos tiempos. En este sentido, Internet plantea todo un desafío...Son muchos los interrogantes a responder y tal vez ustedes los conozcan o los estén estudiando pero desde lo que se percibe públicamente, no es tan así y creo que dar a conocer estos avances acercaría a la sociedad elementos que podrían renovar la percepción actual del psicoanálisis", explica Méndez.

En su análisis la periodista también toma los elementos del psicoanálisis que hoy diversos sectores utilizan en su contra, achacándole características de "culto a la niñez y de estimulación al individualismo". En el primer caso se hace referencia a que es el psicoanálisis el responsable de que los padres se presenten como monstruos culpables de todo lo malo que le ocurre a las personas y en el segundo se hace mención al uso de terapias individuales, sin considerar la necesidad de solidaridad que tiene nuestra sociedad.

Finalmente, Méndez cree que "el psicoanálisis debería reformularse de acuerdo a los grandes cambios que ha sufrido en los últimos años la sociedad. ¿Cuáles son las respuestas que  puede dar el psicoanálisis frente a estas circunstancias?", sería según la periodista el gran interrogante.

Intercambio enriquecedor

A la hora de realizar aportes, el variado público asistente no dudó en expresarse. En este sentido, la primera idea que recibió respuestas fue el planteo de Valeria Méndez. Ante la imposibilidad de comentar las ideas de todos los que participaron del debate, surge como alternativa plasmar en esta nota las principales conclusiones a las que se llegó en poco más de una hora de intercambio de opiniones.

Los seguidores de Freud dejaron claro que la mayoría de los postulados del padre del psicoanálsis todavía tienen vigencia. Pero desde los años 60 el mundo psicoanalítico ha realizado varios cambios con psicoanalistas como Klein, Bion, Bolas, etcétera. "Tuvimos que cambiar porque la patología ha cambiado", se escuchó decir. Con aportes de varios de los presentes, en cierta forma quedó clara la idea de que a pesar de todos los cambios efectuados es necesario una mayor inserción social de este pensamiento, a través de actividades más masivas. En este sentido, los medios de comunicación cumplen un papel importante, pero que no alcanza ya que estos estimulan la síntesis, la rapidez y los aportes que puede brindar el psicoanálisis necesitan de dedicación y un tiempo de espera para ver los frutos.

En referencia a las expresiones de la pintora, Marita Lavoisier,  se planteó la disyuntiva, que muchas personas tienen en su mente: ¿un artista loco puede crear una obra genial? Los ejemplos de Picasso y Van Gogh saltaron al instante. La pintora comentó que según su experiencia personal, conocer mejor su mundo interno, instancia a la que llegó a través del psicoanálisis, le ha permitido mejorar su obra, ser más clara en lo que desea expresar. Por su parte, uno de los psicoanalistas asistentes confirmó que la locura no aporta nada a la obra de arte, sino que atenta contra el artista y se animó a especular con cuántas genialidades más podrían haber concretado los pintores mencionados de no haber muerto por causa de su locura.

Luego del debate, que fue mucho más amplio de lo que aquí se puede reflejar, el presidente de la Sociedad Psicoanalítica de Mendoza, doctor Arturo Sabez, agradeció la presencia de todos y confirmó que la institución está trabajando para abrirse más a la sociedad. Finalmente ofreció las ampliadas instalaciones de la Sociedad para organizar más encuentros de intercambio. "Queremos abrir las puertas para que esto se convierta en algo interdisciplinario y que cada uno pueda hacer los aportes que deseen desde su quehacer específico".