Internet: El Futuro de Internet



Miles de artículos e incluso libros se han publicado sobre la manera en que Internet va a afectar en los próximos decenios a nuestras vidas. Se ha publicado que en el año 2000 habrá más tráfico a través de Internet que a través de las redes telefónicas tradicionales.

Gurús sobre las llamadas superautopistas de la información como Nicholas Negroponte, director del Media Lab del M.I.T. y autor del best seller Being Digital, pronostican que la revolución Internet eliminará muchas barreras entre los países desarrollados y los del tercer mundo, al permitir el acceso a información y especialistas situados a miles de kilometros.

Aparte de las connotaciones sociales del uso de Internet, la Internet, o simplemente la red (the net), es indudable que su explosión comercial a mediados de los noventa ha revolucionado la informática. El principal problema planteado es la gratuidad del software y de la información que se obtiene por la red, puesto que unido esto a la bajada generalizada del software permite predecir un futuro donde el acceso a una información exhaustiva y profesional será gratuita.

Independientemente de estas consideraciones, la posibilidad de que cualquier empresa o persona puede editar en la red mediante la creación de sus propios documentos WWW y la posibilidad de que estos pueden ser consultados por millones de personas en cualquier país del mundo cambiar sin duda nuestra visión de la sociedad. La consecuencia última es que para el usuario que se conecte a un documento WWW no podrá saber a priori si detrás de él se encuentra una gran multinacional o un simple ciudadano.

El punto de inflexión en Internet para pasar de ser una extraña red sólo usada por investigadores e iniciados a convertirse en la precursora de las superautopistas de la información ha sido sin duda la aparición de los browsers por excelencia como Mosaic, Netscape y Microsoft Internet Explorer puesto que desde su aparición muchas multinacionales muy potentes han decidido invertir miles de millones de dólares en ellos.

Internet es sólo el embrión de las futuras superautopistas de la información y sirve sobre todo para darse cuenta de los problemas que pueden surgir en el fúturo cuando estas infraestructuras estén listas. Como ejemplos de problemas que pueden surgir y ya reales en Internet se pueden apuntar los siguientes:

.
La seguridad de las redes. Existen ya programas que pueden desafiar con éxito cualquier sistema de seguridad basada en palabras de paso. El software SATAN de libre distribuición por la red ha provocado una considerable alarma debido a la facilidad que tiene de romper sistemas de seguridad tradicionales.

.
La privacidad de los intercambios a través de la red. Los gobiernos americano y francés han sido los primeros en pedir que todo lo que circule a través de Internet pueda ser controlado por ellos, para evitar a los narcotraficantes y delincuentes en general que usen la red para sus fines.
Como es sabido el subcomandante Marcos usó la red para difundir sus mensajes desde Chiapas y el atentado de Oklahoma de 1995 en que murieron decenas de personas fue anunciado previamente por American Online. El gobierno americano quiere instalar en la red un chip llamado Clipper que
pueda registrar y desencriptar cualquier información que pase a través de Internet. Esto ha provocado polémicas y sobre todo una fuerte oposición al control gubernamental sobre Internet.

.
La Ley de Propiedad Intelectual y la exportación ilegal de tecnología. No existe nada más fácil que saltar de los derechos de autor que a través de Internet. Como apunta Nicholas Negroponte en su libro Being Digital la distribución de bits a través de Internet o en el futuro a través de la NII
o GII, provocará un cambio en nuestro mundo tradicional basado en la distribución de atomos. Podemos actualmente bajarnos a nuestro ordenador un libro editado en América en segundos y no pagar nada por este intercambio.